Informe de visita 2019 a Centro de Máxima Contención (CMC-NISA)

27/01/2021

Proyecto OMCT- Serpaj

Informe de Centro CMC

Día de visita: 6.12.2019 / Equipo: Tamara Samudio y Florencia Lemos

El siguiente constituye el informe de visita al Centro de Máxima Contención del proyecto Protección de los niños contra la tortura – Cooperación y desarrollo de la capacidad de la sociedad civil local para proteger a los más vulnerables contra la tortura y los malos tratos en Uruguay, que la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) lleva a cabo con Serpaj como su asociado local. El programa cumple con el objetivo general de mejorar la protección de niños y niñas privadas de libertad contra todas las formas de violencia y abuso, en particular la tortura, a través de diversas líneas de trabajo y acción, destacándose las visitas de monitoreo a todos los centros de privación de libertad adolescente.

En este marco, se realizó el 6 de diciembre de 2019 una visita al centro CMC, dos meses antes del cierre del centro por parte de la dirección de INISA, en febrero de 2020.

Ante la posible reapertura del centro en cuestión, se remite el informe de monitoreo que fuera realizado tras la visita mencionada.

1- Características generales

El centro CMC se ubica en la ciudad de Montevideo, en un conjunto de edificaciones que integran también a los centros Pre- Egreso y CIAF, en la calle Cufré y Bulevar Artigas.

El criterio de ingreso es por conducta. Ingresan a este centro adolescentes que tienen o han tenido “problemas de convivencia” o “conflictos” en otros centros. La mayoría de las veces los adolescentes que ingresan provienen del Centro MD1 o Pre- Egreso.

La disposición general de los adolescentes en el centro es que se encuentren en las celdas bajo tranca, a menos que estén en actividades. Según se recabó en la entrevista con Dirección, hay adolescentes que «con la tranca se sienten más seguros», o que “…traen problemas del barrio, de la calle», refiriéndose a problemas o conflictos interpersonales previos entre adolescentes; y que “son adolescentes que no se adaptan a los regímenes de otros centros.”

A la fecha de la visita se encontraban 8 adolescentes recluidos en el centro distribuidos de a uno por celda, teniendo espacio para hasta 16 camas. Las edades de los adolescentes oscilan entre 16 y 18 años. La mayoría de los adolescentes residen en Montevideo, habiendo adolescentes procedentes de Durazno y Salto.

El promedio de reclusión en el centro es de 22 meses. Las penas más altas son de 3 años y 6 meses (1) de privación de libertad. Todos los adolescentes tenían sentencia al momento de la visita.

El centro cuenta con un total de 59 funcionarios distribuidos a grandes rasgos en los siguientes roles; 1 director/a, 4 subdirectores/as, 4 educadores/as por turno, 1 psicólogo, 1 procurador y el resto personal de seguridad, personal de cocina. El régimen de turnos es de 3 turnos de 12 x 60 horas. El centro no cuenta con trabajadores sociales dentro de sus funcionarios, siendo el psicólogo el único funcionario profesional del centro.

El personal de trato directo se separa en roles de educadores y seguridad, siendo los mismos funcionarios quienes permutan dichos roles. Existe además presencia policial en el predio perimetral del centro (dos por turno).

Al momento de la visita tres de los funcionarios se encontraban con licencia médica. Ninguno de los funcionarios se encuentra sumariado o en trámite de investigación. Las y los funcionarios no cuentan con atención psicológica.

En 2019 ocurrieron dos hechos en el centro CMC que tomaron visibilidad mediática; un incendio producido por la quema de colchones (2)- una situación similar ya se había registrado previamente en 2018 (3) – y la intoxicación del ex director tras tomar un “jugo” distribuido en el centro (4).

Desde diciembre de 2018, tras el suicidio de un adolescente, la INDDHH instó, por medio del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, al cierre definitivo del CMC (5).

El Informe de seguimiento sobre las condiciones de Privación de libertad en el CMC del MNP (Informe N° 111/MNP- SPJ/2018) de febrero de 2019 expone:

“Dicha estructura, a todas luces inapropiada, condiciona el cotidiano de los jóvenes y el personal, donde la lógica de la seguridad se impone y limita significativamente otras propuestas” (…)

(…) “si bien se reconoce la presencia de espacios educativos formales, de talleres y otras instancias (ej. gimnasio), todos ellos parecen ser insuficientes dado que no ayudan a superar el encierro compulsivo en las celdas, dado que la participación en cada espacio está habilitado para uno o dos jóvenes por razones de seguridad” (…)

“En cuanto al tema de la salud mental, preocupan profundamente al MNP los intentos de autoeliminación y autoagresiones ocurridas en el Centro durante el año” (…)

“En suma, todos los elementos reseñados en este informe hacen del CMC un lugar inadecuado para trabajar con jóvenes, porque se presenta como una infraestructura reducida, con poca luz natural, con un reducido espacio al aire libre y con una concepción claramente punitiva por la fuerte presencia de rejas, puertas metálicas, celdas oscuras con poca ventilación y otros componentes.”

(…) “Implementar las acciones necesarias para el cierre definitivo del CMC, en el menor tiempo posible, en tanto es un centro que no reúne las condiciones para un trabajo con jóvenes”. (6)

2- Infraestructura

El centro CMC se encuentra en el edificio donde funcionó anteriormente el CIEDD, pasando posteriormente a funcionar como centro de Pre-egreso, hasta ser destinado al CMC.

Cuenta con un único espacio común para el desarrollo de todas las actividades en el centro (aula, sala de visitas, espacio de entrevista), ubicado al ingreso al mismo. Este espacio es reducido, sin ventanas y totalmente enrejado. Cuenta con 4 mesas, bancos, y una estufa a leña.

El patio es un espacio reducido de cemento, totalmente vacío en su interior, con rejas en los laterales y el techo. Los adolescentes -que son sacados de forma individual- al salir se sientan en el suelo, ya que no hay mobiliario a disposición. No cuenta con sombra, por lo que en verano los adolescentes sufren del calor del cemento del piso, ante la falta de un techo o toldo.

Todos los espacios del centro están separados por rejas. El área perimetral en tanto, cuenta con cerco y cámaras de vigilancia.

Las celdas se ubican en piezas grandes, donde los adolescentes duermen de a 1 o 2. Las celdas presentan muy malas condiciones de iluminación, con puertas con doble tranca y ventanas muy pequeñas. Las condiciones edilicias están deterioradas, con humedad y goteras en paredes y techos. No existen dispositivos de calefacción, ni frazadas suficientes durante el invierno. En tanto, las pertenencias de los adolescentes se mantienen en cajas en el piso, dentro de las celdas.

Al momento de la visita el edificio presentaba malas condiciones de mantenimiento, estando todos los espacios con problemas de humedad, grietas y goteras. Las condiciones de higiene, en tanto, son aceptables en el espacio común y celdas, y muy malas en los patios, donde se observa suciedad y papeles en el piso.

Las duchas y baños se encuentran limpios. Las duchas cuentan con agua caliente, pero no está regulada por los adolescentes.

3- Situación jurídica

La causal más común de reclusión es la rapiña. Todos los adolescentes tenían sentencia al momento de la visita.

Según la dirección, los adolescentes se comunican cada 15 días con el abogado defensor, pudiendo dialogar telefónicamente cuando se lo solicite. Entre los adolescentes entrevistados se identifica que uno de ellos no ve a su abogado hace dos meses.

Es la junta de tratamiento la encargada de dar seguimiento a los procesos de los adolescentes y de la comunicación con las familias. En la Junta de Tratamiento participan la dirección, el psicólogo, coordinador, educador/a y un funcionario de Ser Libre.

En cuanto a las solicitudes de cambio de medida, se registra en la entrevista a la Dirección que la mayoría de las solicitudes enviadas han sido aceptadas. La solicitud es evaluada en la Junta de Tratamiento, la misma se reúne una vez a la semana y demoran alrededor de 20 días en realizar el procedimiento. Al respecto, se plantea desde el centro que «Los chiquilines siempre quieren licencia, pero no se las solicitamos a todos. Al –adolescente-que se quiere ahorcar todos los días, no le vamos a dar licencia.”

4- Cotidiano

La rutina cotidiana está centrada en la permanencia de los adolescentes en las celdas durante la mayoría del tiempo, exceptuando los horarios de taller o patio. Las salidas al patio son de 90 minutos por día, de forma individual, entre las 9 a.m y las 12 hs (almuerzo) y entre las 14 hs y 15 hs. Se constata al momento de la visita la permanencia de adolescentes durante 23 hs al día dentro de la celda.

Los adolescentes tienen permitido fumar, mirar la TV y escuchar radio, pero no pueden tomar mate dentro de las celdas. El baño está fuera, por lo que tienen que pedir ir cada vez que necesitan usarlo.

5- Alimentación

Todos los adolescentes comen siempre en sus celdas, donde realizan las 4 comidas diarias. Además, cuentan con la disposición de acceder a fruta, jugos y licuados durante el día.

La comida es evaluada como buena por los adolescentes, aunque manifiestan que “no le ponen ganas los cocineros”.

6- Salud

Al centro asisten 2 médicos y 5 enfermeros que cubren el servicio de salud del centro hasta las 22 hs., contando además con cobertura móvil las 24 hs.

La mayoría de los adolescentes pasó antes de su traslado por el Centro de Ingreso de Adolescentes Mayores (CIAM), donde se les realiza a su ingreso controles y exámenes generales. Sin embargo, a la mayoría de ellos no les realizan posteriormente controles periódicos.

Ante la necesidad de asistencia por un problema de salud, los adolescentes declaran ser atendidos sin mayor demora. Al ser consultados por qué motivos solicitan asistencia del médico, manifestaron que generalmente es por “cortes” u autolesiones.

b. Salud mental

Todos los adolescentes reciben medicación psiquiátrica, que es recetada por el único psiquiatra que atiende en la institución. Según la Dirección, “se medica a todos para dormir”. La medicación es suministrada por un enfermero del centro, en la mañana y en la tarde.

7 de los 8 adolescentes recluidos se encontraban en tratamiento por consumo problemático de drogas, atendidos por Ser Libre.

Se han realizado varias internaciones psiquiátricas de adolescentes, quienes son derivados por médico según el protocolo. Las internaciones se realizan en: Villa Carmen, Clínica de la Costa, o Los Robles.

7- Proyecto socioeducativo

Al momento de la visita no existía un documento por escrito del Proyecto del Centro. El mismo iba a ser redactado en el mes de enero. Como descripción del proyecto, desde Dirección se hizo referencia, a que el mismo se basaba en la existencia de talleres. La metodología de trabajo según se recabó en las entrevistas es “que tengan muchas actividades”.

La mayoría de los adolescentes asisten al liceo, que se realiza dentro del centro entre los días lunes y viernes.

Todos los adolescentes realizan talleres, que se llevan a cabo en el aula o en el salón multiuso y de forma individual, no realizándose ninguna actividad fuera del centro. Se realizan talleres de marroquirería, peluquería, gastronomía, teatro, boxeo, gimnasio, fútbol y autorretrato.

Como práctica educativa desarrollada y a destacar, se menciona desde Dirección y los propios adolescentes la experiencia de contar con talleres de música y percusión.

Los adolescentes que se encuentran en CMC tienen permitido trabajar, aunque al momento de la visita solo 1 estaba con trabajo en un taller de gomería, y 2 de los adolescentes se encontraban en proceso de entrevistas para comenzar próximamente.

8- Seguridad

El CMC es un centro de máxima seguridad y aislamiento. CMC es un centro basado en el encierro, con una permanencia de los adolescentes de entre 21 y 23 horas por día en las celdas. Los adolescentes no cuentan con salidas, ni actividades externas al centro.

Las medidas de seguridad priman sobre el cotidiano y las propuestas educativas y recreativas que se implementan. Sin embargo, al ser consultados por la existencia de tensiones entre las tareas de educación y seguridad, desde el centro se señala que en “general” el personal de seguridad permanece afuera del centro, planteando que “no hay problema entre seguridad y educación. Nos comunicamos todo por hanndie”.

En los perímetros del centro los adolescentes son trasladados con grilletes y de forma individual, evitando el cruce de los adolescentes en actividades y patio.

Las requisas se realizan de forma periódica y frecuente, al menos dos o tres veces al mes, y de forma discrecional cada vez que lo solicita la Dirección.

9- Comunicación con el exterior

En relación a la comunicación con el exterior, los adolescentes pueden realizar llamadas 2 veces por semana (1 o 2 llamadas), por un máximo de tiempo de 8 minutos cada vez. Pueden acceder semanalmente a una llamada extra por buena conducta, de 4 minutos. Las llamadas son controladas por educadores, que permanecen al lado de los adolescentes durante toda la comunicación.

Los adolescentes tienen permitido recibir visitas dos veces por semana durante una hora y media, por parte de familia directa o la novia. El único espacio multiuso es el utilizado para recibir visitas, en inadecuadas condiciones para mantener intimidad. Según los adolescentes, sería necesario contar con un espacio más abierto; ya que el actual salón “está todo cerrado, no hay ventanas ni nada”.

Las visitas pasan por revisoría de scanner, donde también se revisan los paquetes que ingresan. Además, los adolescentes son revisados luego de cada visita.

10- Convivencia

Al momento del ingreso de un adolecente al centro, se le explica y entrega el reglamento de convivencia. Por su parte, los funcionarios cuentan con el reglamento, aunque no se los capacitó al respecto.

Ante situaciones de conflicto entre los adolescentes, “Nos separan y chau. Para ellos es mejor tenernos separados. A mi me gustaría estar con algún otro….” (7). El equipo de mediación de INISA trabaja 2 veces por semana en el centro, siendo evaluado su trabajo como positivo desde Dirección.

Las faltas más comunes se vinculan a insultos, peleas o prendida de fuego. Es importante señalar que ante situaciones de intento de autoeliminación (“tirarse a la horca”) los adolescentes son sancionados, no sólo con las actividades o salidas al patio, sino también vaciando la celda “hasta que te portes bien”.

Las sanciones son aplicadas por los coordinadores y se orientan a reforzar el criterio de encierro y aislamiento, siendo las más comunes la retención de la salida al patio, o suspensión de la llamada por conducta.

En caso de querer realizar algún planteo o solicitud, los adolescentes dialogan con los coordinadores o dirección del centro. Las inquietudes más frecuentes planteadas por los adolescentes se vinculan a la posibilidad de tener salidas, tomar mate en la pieza, no pasar tanto tiempo encerrados en las piezas y tener contacto con otros adolescentes.

11- Consideraciones finales

El centro CMC responde a un proyecto altamente punitivo; es un lugar de castigo, aislamiento y encierro prolongado, que no cumple con el objetivo de las medidas socioeducativas en la privación de libertad.

Se constatan condiciones de reclusión totalmente inadecuadas para los adolescentes, primando el encierro (hasta 23 hs.), el aislamiento individual, la sobremedicación y la falta de cumplimiento de las medidas socioeducativas establecidas para adolescentes en el Código de la Niñez y la Adolescencia (CNA).

Reafirmamos la urgencia y necesidad de abolir el mecanismo de traslado a centros de máxima seguridad como medida de sanción para los adolescentes. Esta práctica refuerza la lógica de premio-castigo en el sistema de privación de libertad, donde los centros “castigo” basados en criterios de encierro y aislamiento individual consolidan la autopercepción de los adolescentescomo “sujetos peligrosos”, y refuerzan la violencia simbólica que recae sobre ellos.

El aislamiento individual y encierro compulsivo como mecanismos para solucionar problemas de conducta vulnera derechos fundamentales de los adolescentes privados de libertad, consagrados en instrumentos nacionales e internacionales a los que Uruguay suscribe y ratifica (8).

Las condiciones edilicias del centro -estructura carcelaria- presenta grandes carencias en el mantenimiento de la infraestructura y no cumple con las condiciones mínimas adecuadas para la permanencia de los adolescentes. Esta situación se refuerza ante la ausencia de espacios comunes y equipamiento necesario para la realización de actividades fuera de las celdas.

Estas condiciones generan efectos nocivos y de alto impacto en la salud mental de los adolescentes, siendo la sobremedicación la primera respuesta institucional. El registro de reiterados intentos de autoeliminación y autolesiones por parte de los adolescentes en el centro reflejan la falta de una adecuada atención de la salud mental, así como la ausencia de un abordaje posterior a estas situaciones. En este sentido, observamos como de extrema gravedad la imposición de una sanción disciplinaria a los adolescentes que realizan dichas acciones.

12- Recomendaciones

El centro CMC no cuenta con las condiciones mínimas necesarias para el cumplimiento de medidas-socioeducativas. Sus prácticas e infraestructura incumplen con los principios rectores de la Convención sobre los Derechos del Niño, así como demás instrumentos internacionales en pos de prevenir la tortura, los tratos crueles, inhumanos y degradantes. Esta situación se reitera a pesar de las numerosas observaciones realizadas por organizaciones e Instituciones de DDHH nacionales e internacionales (MNP, OMCT, CDNU).

Surge en este sentido como necesaria la adopción por parte de las Autoridades de INISA de medidas que implementen el cierre definitivo del centro CMC en el menor tiempo posible, así como la no re-apertura de un centro con estas características.

Notas:

  1. Los tiempos declarados por la Dirección no coinciden con la planilla entregada.
  2. Nota de Prensa:
    https://www.montevideo.com.uy/Noticias/Adolescente-incendio-un-colchon-en- centro-de-Inisa-humo-afecto-a-internos-y-funcionarios-uc709548 (25-01-2021)
  3. Nota de Prensa: https://www.teledoce.com/telemundo/nacionales/incidente-en-un-centro-del-inisa-con-quema-de- colchones-termino-con-dos-funcionarios-internados/ (25-01-2021)
  4. Al respecto, ver comunicado del Comité de Derechos del Niño de Uruguay.
    https://www.cdnuruguay.org.uy/noticias/sobre-el-caso-de-intoxicacion-en-el-centro-de-maxima- contencion-cmc-de-inisa/
  5. “El día 20 de diciembre falleció un joven por autoeliminación en CMC, por lo cual el MNP emitió un comunicado y mediante Oficio 519/2019 solicitó información respecto del caso al INISA así como la adopción de medidas que incluyeran el cierre del centro.” (…)
    Ver Informe en: https://www.gub.uy/institucion-nacional-derechos-humanos- uruguay/comunicacion/publicaciones/informe-111mnp-spj2018-seguimiento-recomendaciones-centro-maxima
  6. Disponible en: https://www.gub.uy/institucion-nacional-derechos-humanos- uruguay/comunicacion/publicaciones/informe-111mnp-spj2018-seguimiento-recomendaciones-centro-maxima
  7. Relato de uno de los adolescentes entrevistados en la visita.
  8. Como ser la Convención de Derechos del Niño, Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de libertad.

Contacto

Por denuncias
de violencia institucional
comunicarse al


2408 5301

serpajuy@serpaj.org.uy