Buscar en serpaj.org.uy

  

SERPAJ

Quienes somos

Reseña histórica

Carta de identidad

Documentos de interés

Recursos Internet

Luis Pérez Aguirre

Adolfo Pérez Esquivel

PROGRAMAS Y EQUIPOS

Educación para la Paz y los Derechos Humanos

Derechos Civiles y Políticos

Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Comunicación y DDHH

Centro de documentación

Programa Nexo

Proimujer

PARTICIPE

Suscríbase

Contacto


Publicaciones


Biblioteca Digital

SERPAJ América Latina
 
http://www.internet.com.uy http://www.zonauruguay.com

Tecnet
Hosting

ZonaUruguay
Diseño

 

Presentan la causa por el homicidio de los cinco fusilados de Soca en 1974 en el Juzgado de Pando

24/10/2006

Las víctimas de este operativo son Graciela Estefanell, Yolanda Hernández, Floreal García, María de los Ángeles Corbo (embarazada de seis meses) y Héctor Daniel Brum, además de Julio Abreu (sobreviviente y testigo principal de la causa) y Amaral García, hijo de Yolanda Hernández y Floreal García. Las siete personas fueron ilegalmente detenidas en Buenos Aires en 1974. Permanecieron en centros de reclusión y tortura por un período de 40 días, en calidad de desaparecidos.

Fueron trasladados a lo que, según el testigo Abreu, sería un aeropuerto: recuerda subir a un avión pequeño, donde identifica voces de personas uruguayas. Durante el vuelo, Abreu es interrrogado y rememora ver al resto de los secuestrados en el avión, salvo a Amaral García quien entonces era un niño. Amaral queda en Buenos Aires y es apropiado por una familia vinculada a la represión argentina; permanece en calidad de desaparecido por 10 años y es recuperado en 1985.

Llegados a Uruguay, los secuestrados son recluidos en un centro clandestino de reclusión. Abreu recuerda las burtales torturas que se les aplicaban, particularmente a Graciela Estefanell.

Alrededor del 20 de diciembre, Julio Abreu permanece recluido (sería liberado el día 24 de ese mes), mientras que los cinco detenidos son trasladados con destino desconocido. Aparecieron entre las rutas 7 y 90 (Localidad de Soca), brutalmente acribillados. Los vecinos recuerdan haber visto luces por la noche, pero no sonido alguno. Ese día se emite un comunicado de las Fuerzas Conjuntas, notificando que "cinco sediciosos"  fueron encontrados. Los familiares se enteran por este medio de la suerte de sus seres queridos; cuando se presentan en el Cementerio, encuentran los cuerpos tirados en la tierra, atados con alambre de pies y manos, con claras evidencias de tortura.  

Terminada la dictadura cívico-militar, los deudos de algunas de las víctimas presentaron denuncia en el Juzgado de Pando, ante el Juez Lobelcho. Este expediente se "perdió". Debían declarar, entre otros, Juan María Bordaberry. 

Los indagados de esta nueva causa son: Todos los mandos de la época que el Sr. Juez considere oportuno; el entonces Presidente de facto Juan María Bordaberry;  y el Jefe de la ESMACO (Estado Mayor Conjunto) de la época, Gregorio Álvarez.  

Los denunciantes de la causa son familiares de las víctimas, patrocinados por Ma. del Pilar Elhordoy, Guillermo Payssé, Graciela Romero, Oscar López Goldaracena, Walter de León y Javier Miranda.

 

Volver  |  Subir

 

SERVICIO PAZ Y JUSTICIA   |   Joaquín Requena 1642   |   Tel: (+598 2) 408 5301   |   C.P. 11.200   |   Montevideo - Uruguay